TRIBUTACIÓN ALQUILER A FAMILIARES TRAS LA REFORMA FISCAL

Compártelo en tus redes:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Tributación alquiler a familiares tras la Reforma Fiscal. En los tiempos que corren, es habitual que aquellos que disponen de una vivienda desocupada cedan la misma a familiares cercanos que, por diferentes motivos, no disponen en ese momento de vivienda, realizando dicha cesión bien de forma gratuita o bien a un precio testimonial que se encuentra normalmente por debajo de los precios medios del mercado de alquiler.

Tributación alquiler a familiares

 

Estas cesiones no obstante, tienen la consideración de alquiler a familiares para la Agencia Tributaria (www.aeat.es), la cual establece un rendimiento neto computable mínimo a integrar dentro de la declaración de IRPF del propietario de la vivienda (y por tanto puede infringir sanciones en caso de no hacerlo). En este artículo vamos a ver cual ese rendimiento mínimo que marca la Ley del IRPF para el alquiler a familiares, realizando después un ejemplo numérico de cálculo.

 

En este punto cabe señalar que en el caso de que el familiar beneficiario de la cesión del piso pague al propietario un alquiler cuya cantidad suponga que el rendimiento neto imputable, obtenido por el método general de cálculo para los alquileres, sea superior a ese valor mínimo marcado por la Ley para el alquiler a familiares, será ese valor superior el que deba imputar el propietario en su declaración de IRPF.

 

Para obtener el rendimiento mínimo imputable en el alquiler a familiares no tenemos más que referirnos al artículo 24 de la Ley del IRPF, la cual establece que,

“Cuando el adquirente, cesionario, arrendatario o subarrendatario del bien inmueble o del derecho real que recaiga sobre el mismo sea el cónyuge o un pariente, incluidos los afines, hasta el tercer grado inclusive, del contribuyente, el rendimiento neto total no podrá ser inferior al que resulte de las reglas del artículo 85 de esta ley”.

 

Si a continuación nos referimos al mencionado artículo 85, vemos que éste dispone que,

“…tendrá la consideración de renta imputada la cantidad que resulte de aplicar el 2 por ciento al valor catastral, determinándose proporcionalmente al número de días que corresponda en cada período impositivo.

En el caso de inmuebles localizados en municipios en los que los valores catastrales hayan sido revisados, modificados o determinados mediante un procedimiento de valoración colectiva de carácter general, de conformidad con la normativa catastral, y hayan entrado en vigor en el período impositivo o en el plazo de los diez períodos impositivos anteriores, el porcentaje será del 1,1 por ciento.”

 

Se aplicará, asimismo, el porcentaje del 1,1 por 100 en el supuesto de que, a la fecha de devengo del impuesto (normalmente el 31 de diciembre), el inmueble carezca de valor catastral o dicho valor no haya sido notificado a su titular, si bien dicho porcentaje se aplicará sobre el 50 por 100 del valor por el que los mismos deban computarse a efectos del Impuesto sobre el Patrimonio. Es decir, sobre el mayor valor de los dos siguientes:

a) Valor comprobado por la Administración a efectos de otros tributos.

b) Valor, contraprestación o precio de adquisición.

 

Si los arrendatarios del inmueble son varios, este régimen especial se aplica a la parte del rendimiento neto que corresponda a los familiares que tengan el grado de parentesco legalmente establecido.

 

En resumen, ese rendimiento neto mínimo imputable en el caso del alquiler a familiares, será el mismo que el que se debería imputar el propietario en el caso de tener la vivienda a su disposición, y su valor oscila entre el 1,1% y el 2% del valor catastral del inmueble objeto de la cesión, en función de si dicho valor catastral ha sido revisado con posterioridad o anterioridad a los diez periodos impositivos anteriores. En caso de que el inmueble no disponga de valor catastral, el rendimiento neto imputable será el 1,1% del 50% del valor por el que el mismo deba computarse a efectos del Impuesto sobre el Patrimonio.

 

Tributación alquiler a familiares: Ejemplo numérico

Como ejemplo de cálculo numérico podemos considerar un inmueble con un valor catastral de 90.000€, de los cuales 50.000€  corresponden al valor de la edificación y 40.000€ al valor del suelo o terreno. Así mismo, dicho valor catastral procede de un proceso de revisión que tuvo lugar en el año 2.007. El inmueble en cuestión es propiedad de una pareja que lo cede gratuitamente a su hijo, que recientemente se ha quedado en el paro, para que éste conviva con su pareja.

 

En este caso, la cantidad a imputar por dichos padres en su declaración de IRPF será igual a:

1,1% * 90.000€ = 990€

Señalar que se ha considerado el porcentaje del 1,1% debido a que la revisión catastral de dicho inmueble se produjo en 2.007.


Hasta aquí el artículo Tributación alquiler a familiares tras la Reforma Fiscal, esperamos que te haya sido de utilidad. Para recibir más artículos como éste, regístrate en el blog y te iremos enviando de forma automática los que se vayan publicando. Solo tienes que introducir tu nombre y tu email en el apartado dedicado a ello en la barra lateral. Igualmente, si crees que este blog puede ayudar a más gente, comparte el artículo con familiares, amigos y conocidos en redes sociales.

 

Si necesitas asesoramiento fiscal y/o patrimonial profesional sobre éste u otros temas puedes solicitar nuestros SERVICIOS, o bien coméntanos tu caso o consulta a través de la página de CONTACTO.

Minimizaremos tu factura fiscal y aumentaremos tu rentabilidad patrimonial de forma garantizada. Solicita sin compromiso tu PRESUPUESTO GRATUITO.

NO DEJES PASAR LA OPORTUNIDAD Y COMPRUÉBALO, VERÁS COMO QUEDAS SATISFECHO.

Compártelo en tus redes:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page
Posted in Fiscalidad, Inmobiliaria.

Deja un comentario