RECLAMACIÓN DE LA PLUSVALÍA MUNICIPAL

Compártelo en tus redes:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page

En caso de que usted se haya visto obligado a vender su inmueble por un valor inferior al que le costó, podemos proceder a la reclamación de la plusvalía municipal que le haya liquidado el Ayuntamiento por la venta o dación en pago de su inmueble.

 

La “Plusvalía Municipal” es el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU), regulado en el Real Decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales.

 

Se trata de un tributo de los Ayuntamientos que les permite gravar el incremento de valor que experimenten dichos terrenos y se ponga de manifiesto como consecuencia de la transmisión* de la propiedad por cualquier título o de la constitución o transmisión de cualquier derecho real de goce, limitativo del dominio, sobre los referidos terrenos (artículo 104 del Texto Refundido de la Ley de Haciendas Locales).

*Por transmisión se entiende compraventa, donación, adquisición por herencia, y también la constitución o transmisión de cualquier derecho real de goce limitativo del dominio (usufructo, derecho de habitación, etc).

 

El impuesto es a cargo de quien transmite (excepto en el caso de una herencia), por lo que es éste quien paga la Plusvalía al Ayuntamiento del municipio donde se encuentra el inmueble.

 

Así, de la propia definición del hecho imponible del impuesto, se desprende que uno de los elementos que configuran la plusvalía municipal es el incremento de valor del terreno y el impuesto se calcula a partir del valor catastral del suelo, considerando una revalorización anual “automática”, que viene predeterminada por la correspondiente ordenanza municipal, sobre la que se aplica un tipo que puede llegar a ser de hasta el 30%.

 

Sin embargo, dicha cuantificación se ha venido aplicando con independencia de la existencia o no de un incremento del valor del terreno transmitido. Es decir, en supuestos en los que el propietario se ve obligado a vender su vivienda por un valor inferior al de adquisición, al haberlo adquirido en los años inmediatamente anteriores a la crisis, generando así una pérdida, se ha aplicado igualmente el gravamen con toda crudeza. 

 

Reclamación de la Plusvalía Municipal

 

Pues bien, en relación con esta cuestión, recientemente los Tribunales Contencioso-administrativos de Cataluña y Madrid en sus sentencias de 21 y 24 de abril de 2014 respectivamente, concluyen que cuando se acredite y pruebe que en el caso concreto no ha existido, en términos económicos y reales, incremento de valor alguno, la plusvalía municipal no podrá exigirse, pues al faltar un elemento esencial del hecho imponible no puede surgir la obligación tributaria.

 

Dichas sentencias no son fallos aislados, sino que coinciden con otros pronunciamientos anteriores en sentido idéntico:

  • TSJ de Cataluña de 18 de julio de 2013, de 21 de marzo y 9 de mayo de 2012
  • Tribunal Administrativo de Navarra de 9 de agosto de 2011
  • Diversos TSJ de Canarias, Murcia y Castilla la Mancha.

 

Dichos tribunales consideran, además, que exigir el pago de la plusvalía municipal en estos supuestos (transmisión con pérdida) sería una vulneración del principio de capacidad económica consagrado en el artículo 31 de la Constitución Española.

 

La Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña dictó el pasado 18 de julio de 2013 sentencia obligando a la administración recurrida, el Ayuntamiento de Montcada i Reixac, a no exigir el IIVTNU a la contribuyente que por la venta de un bien inmueble contrajo pérdidas como resultado de la diferencia entre el valor de adquisición y el de venta, a consecuencia de la crisis económica y del mercado inmobiliario.

 

En este sentido, el TSJC expone en su sentencia con meridiana claridad que cuando se acredite y pruebe que en el caso concreto no ha existido, en términos económicos y reales, incremento de valor alguno, el IIVTNU no podrá exigirse al contribuyente.

 

RECLAMACIÓN DE LA PLUSVALÍA MUNICIPAL

En conclusión, dichas sentencias pueden servir para impugnar las liquidaciones de plusvalía municipal que hubieran podido ser satisfechas en ventas o daciones en pago de inmuebles con pérdidas, si bien deberá atenderse, caso por caso, al periodo de prescripción que pudiera ser aplicable, al procedimiento concreto que se hubiera seguido en cada caso para el pago de la plusvalía, y al carácter objetivo de la pérdida.

 

Igualmente, y por los mismos motivos expuestos anteriormente, en caso de realizar una venta con pérdidas podrán recurrirse las solicitudes de liquidación de la plusvalía municipal exigidas por los Ayuntamientos, las cuales aún no se hayan satisfecho, con el fin de lograr la anulación de las mismas.

 

El período de recuperación del impuesto en caso de éxito de la reclamación es de unos 6 meses si el Ayuntamiento lo estima o, en caso de tener que acudir a tribunales, el proceso se puede alargar hasta 2 años.

 

El período de prescripción es, en general, de 4 años desde la fecha legalmente establecida para la liquidación del impuesto. Si hace menos de 4 años que liquidó la plusvalía todavía está a tiempo de recuperar su dinero.

 

Si necesitas nuestra ayuda para este tema, puedes ponerte en contacto con nosotros a través del formulario de CONTACTO o bien solicitar sin compromiso tu PRESUPUESTO GRATUITO

Compártelo en tus redes:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page