PLANIFICACIÓN FISCAL SUCESORIA Y/O LIQUIDACIÓN IMPUESTO SOBRE SUCESIONES Y DONACIONES (ISD)

No hace demasiados años, la gestión y planificación fiscal del patrimonio familiar se consideraba algo destinado únicamente a las grandes fortunas. Esta mentalidad ha ido cambiando poco a poco, tanto por el aumento de la presión fiscal a los patrimonios de la clase media, que ha hecho que se tomara conciencia por parte de los integrantes de dicha clase media de la importancia de realizar una planificación fiscal a la medida de su situación particular, como por la mayor posibilidad de acceso de la población a los servicios de asesoría fiscal, algo que Internet no ha hecho sino acentuar. No obstante, sigue siendo aún bastante habitual hoy en día, que si bien los patrimonios familiares que incluyen pequeñas o medianas empresas sí que realicen esta planificación fiscal, no suceda lo mismo con el resto de patrimonios familiares, por lo que conviene ser consciente de que dejar de lado dicha planificación fiscal traerá sin duda consigo una factura impositiva notable.

 
 

Esta gestión patrimonial cobra especial importancia a la hora de la sucesión, donde una correcta planificación de la misma, de acuerdo a nuestros deseos y utilizando de forma adecuada las exenciones y reducciones que permite la Ley, puede resultar en un ahorro impositivo notable. Dicho ahorro permitirá que la mayor parte posible de lo que han logrado ahorrar nuestros ascendientes y que quieren que en un futuro disfrutemos nosotros, o de lo que hemos logrado nosotros y que queremos que sirva de ayuda económica a nuestros hijos, se mantenga dentro de la familia y no se pague en impuestos, evitando así las sorpresas y lamentaciones posteriores que tienen lugar cuando ya no hay remedio posible.



Esta deficiente o nula planificación fiscal no tiene consecuencias económicas porcentualmente importantes únicamente en el caso de patrimonios familiares elevados, sino también para patrimonios medios (pudiéndose considerar éstos los que disponen en propiedad de una segunda vivienda o de ciertos activos financieros, lo cual los convierte en algo bastante habitual en nuestros días), e igualmente no se da exclusivamente en el caso de las sucesiones hereditarias, sino que también tiene lugar con el resto de impuestos que constituyen el espectro tributario nacional.



Junto a todo lo anterior, cabe señalar además que las posibilidades de planificación fiscal en España son aún mayores si tenemos en cuenta la cesión de ciertos tributos a las Comunidades Autónomas, lo cual implica que éstas tengan ciertas capacidades normativas que conllevan la existencia de legislaciones diferentes entre las mismas. Estas diferentes legislaciones suponen de facto una competencia fiscal entre comunidades, y por lo que al contribuyente se refiere cabe la posibilidad de que resulten definitivas a la hora de tomar determinadas decisiones.



Con el fin de ayudarte a conseguir que tu factura tributaria sea mínima, así como que tu patrimonio pase en la mayor medida posible a manos de aquellos que quieres, te ofrecemos nuestros servicios para estudiar minuciosamente tu caso y realizarte la planificación fiscal sucesoria que más te convenga según tu situación y deseos, como si de un traje a medida fiscal se tratase. Igualmente, y si desgraciadamente ya llegas tarde a la realización de esta planificación fiscal, te asesoramos a la hora del reparto de la herencia para que ésta sea lo más conveniente posible para todos a nivel fiscal y cumpla la normativa vigente, e igualmente te confeccionamos la liquidación del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, para que solo tengas que proceder a su entrega ante la Administración.